Estar hidratados y llevar una dieta sana, variada y equilibrada le ayudará a mantener un peso saludable y a reducir el riesgo de enfermedades. El verano es el mejor momento para poner en marcha acciones encaminadas a realizar una buena alimentación, ya que, al disponer de tiempo, acostumbramos a nuestro organismo a rutinas de ejercicios, andar 15-30 minutos, hacer bicicleta, jugar con los niños, practicar algún deporte todo ello acompañado de un buen estilo de vida, desconectar y abandonar el stress que solo ocasiona que tu cuerpo y tu mente se resienta.

Cada vez somos más adictos al trabajo, esforzándonos por dar lo mejor de nosotros mismos, esta idea esta muy bien si va acompañada de ratos de esparcimiento, desconectar y dedicar el fin de semana a recuperar esas fuerzas que van disminuyendo a lo largo de la semana. Es recomendable aprovechar esos fines de semana o las vacaciones para hacer siestas, descansos cortos pero energizantes, que hagan de tu día un nuevo día al iniciar la tarde, en lugar de estar todo el tiempo agotados.

Hacerte revisiones periódicas, ver que todo funciona correctamente, escuchar tu cuerpo y tu mente hace que cada día puedas disfrutar de una buena salud. Hay que ser conscientes lo que nuestro organismo sufre con dietas no equilibradas, con niveles de estrés alto y con situaciones de largas jornadas sin descanso. A medida que tu edad va avanzando los cuidados hacia ti mismo deben ser mayores por lo que procura disponer de espacios o minutos de tiempo para cuidar de ti mismo física y mentalmente. ¿Consideras que eres una persona que cuida de ti mismo? I Nuestro objetivo es ayudarte, sin embargo, el protagonista de esos cuidados comienza por ti, verás como nuevas rutinas harán que a la vuelta de las vacaciones tu cuerpo estará fortalecido.

Comparte con los tuyos